Índice de ForoDisney.com

 F.A.Q.  Buscar  Regístrese  Conectar
Disney

¡¡¡ Por favor, antes de participar lee las 'normas oficiales del foro disney' !!!

¿Conoces la nueva RED SOCIAL DISNEY?

¿Otra vez a Disney?
Publicar nuevo tema Responder al tema    Índice de ForoDisney.com --> PARQUES TEMÁTICOS
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Manu
Bonachón-a
Bonachón-a


Registrado: 31 Mar 2015
Mensajes: 58

MensajePublicado: 24 Feb 2016, 14:48    Título del mensaje: ¿Otra vez a Disney? Responder citando

he aqui un pequeño relato escrito por mi dedicado a todos los que en alguna ocasion hemos soportado la fracesita jaja

¿Otra vez a Disney?
6:55
El silencio se rompe por la musiquilla del despertador, la conocida melodía de los 7 enanitos de Blancanieves. Una temblorosa mano emerge de un mar de almohadas y a tientas golpea la mesilla de noche hasta apagar el despertador. Cinco minutos después los enanitos vuelven a cantar, si cabe, con mas decisión que la primera vez. Ahora sí, Fernando se levanta entre lastimeros quejidos. Sigue la rutina de cada mañana, capaz de realizarla casi sin abrir los ojos, se acicala, se cepilla los dientes con su cepillo de winnie the pooh, elige ropa y sale de casa. Fernando se estaba asegurando de echar el cerrojo cuando una voz lo asalta desde la espalda
-Buenos días vecino, deberían pagarnos por estos madrugones, quiero decir, pagarnos algo mas decente, ¿no te parece?
-Tienes toda la razón del mundo. Buenos días Luis, quería llamarte luego, ¿te importa hacerme un favor?
-¿Tan temprano y abusando del vecino? Tu diras…
-Salgo mañana, de viaje, son mis vacaciones…. ¿puedes vigilar la casa?
- ¡Anda que bribón! Claro que si, faltaría mas. Pero, ¿no te iras otra vez a Disney verdad?
-Oh, no, no. Voy a visitar Main Street
-Ah!. Main Street… claro claro… Londres ¿verdad? Esta muy de moda… muy bien muy bien…
Fernando salía a la calle satisfecho cuando unas protestas alcanzaron sus oídos.
-¡Demonios! ¿de baja? ¡¿de baja?! ¡Y será mi maldita culpa que los niños de hoy en dia no aguanten nada! ¡Ja! Seguro que anoche se la pillo hasta la medula. ¡Que fácil es darse de baja! Y claro, luego Pedro a comerse el marrón. ¡Como si no tuviese yo ya bastante tarea! Funcionarios, luego van y se quejan!. Ja. Esto no pasaba antes, yo…
Fernando comprobó con curiosidad su reloj, por un momento pensó que realmente se había quedado dormido, en todos estos años nunca vio tan temprano al cartero del barrio.
-Buenos días Pedro, ¿madrugamos hoy no? –El cartero lo fulminó con la mirada
-Buenos días serán para usted… ¿le parece que estas son horas decentes de andar por la calle?
-Yo salgo todos los días a esta misma hora. – Ahora el rostro del cartero echaba chispas. – Pero ahora que le veo por aquí, ¿le importaría hacerme un favor?
- ¡Para favores esto yo! ¿y a mi quien me ayuda de vez en cuando? ¿Acaso tengo cara de asistencia social? Por todos los demonios, ¿Qué quiere?
- Oh, es muy sencillo. Si no le molesta, esta próxima semana echar mi correspondencia en el buzón del vecino, es que me voy de vacaciones.
- ¿vacaciones? Que bien viven los niños de hoy en día. ¿Pero no me dirá que vuelve al parque ese de los muñecos?
- Este año visitare frontierland
- Ah! Vaya! ¿Alemania verdad? Eso está mejor, que ya es usted mayorcito para esos viajes. Pere deje que se lo diga, no hay nada como mi semanita en Mallorca. Una buena tumbona en la playa, tu copita y chicas en bikini, ¿Qué mas se puede pedir? Te ponen una pulsera y te tratan a cuerpo de rey. Ahora mi Charo está obsesionada con que vayamos a Brasil, ¿se imagina? Esta mujer se cree que el dinero crece de los árboles. Si me pagaran como se merece mi trabajo, pero no, aquí estoy…
- Bueno discúlpeme usted, pero llego tarde al trabajo.
Quince minutos después Fernando entraba por la puerta del bar donde desayunaba a diario antes de entrar en la oficina.
-¡Vaya Fernando! Hoy llegas tarde, ¿lo de siempre? –Le saludó un camarero cuyo rostro estaba marcado por un frondoso bigote y dos mejillas gordas y sonrosadas.
- Si chico, el correo que siempre conlleva retrasos. Nahj, no me hagas caso. Oye por cierto, mañana me voy de vacaciones, te libras de mí unos días.
- Mira que bien. ¿No iras otra vez a Disney verdad granuja?
-Voy a visitar a unos parientes lejanos.
- Hum, ¿parientes lejanos? ¿No habrá ninguna herencia de por medio verdad?
-Espero que no
- Lástima, no me vendría mal que alguien me pagase sus deudas
-Hey, que yo no te debo nada.
- Lo se, lo se, pero media parroquia mía piensa que esto es un centro de caridad. En fin, está bien que cambies de aires y no tanto Disney. Me cuentas a la vuelta muchacho.
La jornada pasó lenta, uno de esos días donde el reloj parece retroceder cinco minutos para cada uno que avanza. Por fin llegó la hora de marcharse. No fueron pocos los compañeros que le insinuaron si sus vacaciones no estarían relacionadas otra vez con Disney. De camino a casa, Fernando entro como cada día en la panadería de su barrio.
-hola Fernando, tu pan de siempre.
- Gracias María, pero ya no me guardes mas hasta dentro de unas semanas, me voy de vacaciones.
- Que suerte. ¿No iras otra vez al Eurodisney? ¿Cuántas han sido ya, 20?
-Disneyland Paris…. Y no, creo que solo cuatro, pero muchas menos de las que me gustaría. Hasta dentro de unas semanas.

Tres semanas después los siete enanitos volvieron a cantar con tanto ímpetu que parecía que guardaban las fuerzas que no habían gastado en las últimas semanas. Fernando se levantó como un autómata. Recorriendo la casa sin apenas despegar los ojos. Su mano palpó la habitual camisa, pero tras un momento de indecisión, la dejo y tomó una preciosa camiseta donde estaba impresa la imagen de Campanilla volando sobre el castillo de Disney, y en cuya parte inferior se leía “Walt Disney World 2016”

Apenas 3 minutos después Fernando se sentaba en la silla de su habitual bar para desayunar.
-Pero mira quien tenemos aquí. Se acabó lo bueno Fer. Pero no me pongas esa cara tan mustia, si un año pasa volando y vuelves a estar de vacaciones. –
Los entrenados ojos de Ramón se posaron en la camiseta de Fernando como un halcón acecha a su presa-
-¡un momento! Esa camiseta es de Disney
- Estas echo todo un Sherlock Holmes Ramón.
- ¡Y la fecha es de este año!
-Lo dicho, hoy tienes un día inspirado.
- Mira chico, somos amigos de toda la vida. Comprendo que te de vergüenza ir por ahí diciendo que te vas otra vez a Disney, pero a mí no tienes que mentirme. Y mucho menos si luego vas por ahí con esa camiseta. Vale que hay gente muy despistada, pero esos detalles no se me escapan. Otra vez a Disney, ¿no te cansas de lo mismo?
Fernando sonrió con infinita paciencia mientras rebuscaba por su bolsillo hasta sacar su móvil. Los dedos recorrieron con gracia la pantalla, pasando menús y carpetas a velocidad de vértigo hasta dar con lo que buscaba, y le ofreció el aparato a su amigo.
-Toma, aquí tienes unas cuantas fotos de mi viaje
Ramón agarró el móvil con avidez y comenzó a ver las fotografías. Se quedó perplejo viendo una foto donde su amigo estaba sobre una especia de barca en un rio, acompañado de un guía que vestía como los exploradores de las películas africanas. La voz de Fernando comenzó a relatar la imagen, este, con los ojos cerrados, como si visualizara el momento.
-Que suerte tuve de conseguir que me aceptaran en la expedición. ¡Imagínatelo! Pero para ser sincero, también lo pase mal. Esa barca crujía y se movía como si fuese a partirse en varios pedazos. Me parece increíble como aguantan esas cosas artesanales. El caso es que navegamos por un sinuoso río, había zonas que la vegetación era tan frondosa que apenas podíamos avanzar. Y entonces los vimos. ¡Elefantes! ¡Enormes! Tan hermosos… jugaban con el agua, bañándose con sus trompas, pasamos tan cerca que podía estirar el brazo y tocarlos, pero el buen guía me aconsejo que no lo hiciera si no quería acabar el día remojado. Todo iba bien hasta que los animales huyeron y de los árboles y arbustos salieron indígenas que nos dispararon flechas. El guía puso el pequeño motor de la embarcación a tope y ahí si pensaba que nos hundiríamos. Para colmo, hicimos tanto ruido en la huida que atraíamos a una manda de cocodrilos, más grandes que una persona. ¡No me explico como escapamos de allí!
Ramón escuchaba muy atento mientras su dedo se deslizó por la pantalla del teléfono y apareció una nueva imagen. En ella, Fernando degustaba una gran pata de cordero en un pueblo del viejo oeste americano
-¡oh! Creo que solo por volver a probar una de esas delicias culinarias compensa todo lo que pase. Buscaba un sitio fresco, quizás el salón de juegos o la taberna. Cuando del banco salieron unos bandidos disparando. El sheriff y sus ayudantes llegaron de inmediato y comenzó una refriega. Tuve que correr para esquivar las balas y me escondí en el interior de una mina. Pero uno de esos rufianes me persiguió. Me oculte en el interior de una vagoneta y de repente esta se puso a moverse. No me dio tiempo salta cuando ya iba demasiado rápido. Debía de ser una vieja mina abandonada porque aquella vagoneta se sacudía de forma violenta hacia uno y otro lado. A veces bajaba y otras subía. Incluso, lo juro, si mis ojos no me engañaron, vi huesos de animales más enormes de los que jamás había visto. Aquella vagoneta corría y corría por los túneles. Fue muy emocionante,
Ramón parecía tratar de dibujar en su cabeza todo lo que Fernando iba relatando. La siguiente foto que le llamó la atención tenía como motivo una imponente mansión de tonos oscuros.
-Cuando logré salir de la mina llovía como si no fuese a haber un mañana. Estaba frente a una enorme mansión y corrí a pedir refugio, quien quiera que viviese allí debía ser rico para disponer de tan impresionante casa. Debía hacerle caso a mi instinto cuando me dijo que algo olía mal en aquel lugar, porque, ¿Quién puede tener un cementerio al pie de su casa?. Pero entre. El interior era húmedo, lúgubre y parecía flotar sobre el suelo de madera una espesa capa de niebla. Avancé despacio tratando de averiguar algo del lugar y llamando a los dueños. Entré en una sala muy extraña donde no parecía tener salida. Y entonces, oh dios mío. Los cuadros. Había lienzos, supongo que de la familia, y estos cambiaron, como si se borrasen y se volviesen a dibujar, pero donde antes había retratos ahora se formaron escenas grotescas. Comencé a correr buscando la salida y fue entonces cuando los ví, aunque no me lo podía creer. ¡Fantasmas! Decenas de almas en pena que bailaban, comían y actuaban como si no supiesen que estaban muertos. Pero no todos eran así, había espíritus malignos. Otros se fijaron en mi y tuve que huir de aquella locura, pianos que tocaban solos, sillas que se movían, paredes que hablaban… ¡Fue terrorífico!.
Ramón ya pasaba fotos una detrás de otra, transportándose a los lugares que Fernando le relataba.
-Aquí si que pase mucha vergüenza, ¡¿Pero tú has visto ese sitio!? ¡Es una pasada! Un castillo como los de las películas. Era precioso y espectacular, cuanto lujo y cuanta clase. Y había invitados y sirvientes luciendo sus mejores galas. Y entonces entraron, el príncipe y la princesa, que bella era. Y deleitaron a los presentes con un majestuoso baile, hipnotizado me quede con su dulce danza. Y yo, mírame en la foto, ¡que pintas llevaba! No se puede estar con la realeza así vestido. Me estaba marchando avergonzado cuando la princesa se dirigió a mí y me invitó al banquete real. Allí sí que habrías disfrutado tú. Manjares selectos, música, lujo… Y mas princesas llegadas de otros reinos que se acercaban a saludar. Que experiencia tan magnífica.
Cada foto que Ramón pasaba era acompañada de una fantástica historia cada cual más increíble que la anterior. Fernando había volado sobre una alfombra mágica, corrido en las carreras de autos, se perdió en un laberinto mágico y hasta montó en una nave espacial con destino a la luna… Justo cuando explicaba su recorrido por el mundo, un lugar muy pequeño, acompañado de una pegadiza canción, sonó con fuerza el agudo pitido de una cafetera que pareció despertar de un trance a los dos amigos. Ambos se quedaron unos segundos en silencio, perdidos en sus pensamientos. Ramón carraspeó y casi sin voz balbuceó
-Pero me dijiste que irías a ver a unos parientes, unos amigos… me mentiste…
Los ojos de Fernando volvieron a brillar, y con la rapidez de una gacela recuperó su teléfono, una vez mas sus dedos danzaron por la pantalla hasta dar con la carpeta que buscaba y le volvió a entregar el aparato a ramón. Este, estupefacto, clavo su mirada en las siguientes fotos. En ellas se veía a Fernando rodeado de Mickey y Minnie, en la siguiente abrazado a Goofy, había fotos con princesas y una hasta con Buzzlighyear donde ambos parecían tratar de salir volando. Con el rostro ceñudo miró a su amigo y justo cuando iba a articular palabra Fernando se adelantó:
-Si, lo se, lo se. Por supuesto que ellos no son de verdad, ¡no esto loco!. Pero, ¿sabes una cosa? Son tan auténticos como tú o… como yo. En ocasiones ellos son justo la familia que necesito. Da igual quien seas, como te llames, seas alto o bajo, da igual el peso que lleves sobre los hombros, ellos siempre están ahí con su sonrisa, sus abrazos y sus juegos. Es de las pocas cosas que puedas dar por seguro en esta vida. ¿No son reales? Quizás no pueda jugar con ellos a las cartas, ni irme al cine ni contarle mis problemas, claro que no. Pero si son capaces de dar algo que los amigos de verdad no son capaces de dar. Y eso no es ni bueno ni malo, es solo algo diferente. Y eso es auténtico.
Ramón suspiró pausadamente, parecía sopesar todo lo que había oído.
-No se si… te comprendo… Fer… No… ¿no es siempre lo mismo?
Fernando volvió a sonreír con infinita paciencia
-¿te acuerdas cuando fuimos a ver Star Wars al cine?
La extraña pregunta dejó a ramón totalmente fuera de juego. Durante unos segundos que parecieron años, su cerebro parecía rebobinar a cámara lenta hasta que finalmente su rostro se ensanchó con una gran sonrisa.
-Jo, jo ,jo, ¿Cómo olvidarlo? ¡3 semanas estuve rogándole a mi padre para que me diese la paga y poder comprar las entradas! ¿Sabías que ahora han estrenado una nueva? Por dios ¿Cuántas van ya? ¿Quince? Mis hijos fueron a verla, pero baj, paparuchas. Hoy en día todo es ordenador por aquí, efectos por allá… Seguro que no vale nada, las buenas son las clásicas, ¡eso si que era cine de aventuras!
- si, es posible – convino Fernando sin mucho énfasis –Pero, ¿recuerdas cuando nos castigaron en el colegio?
-¡Ja! ¡Esa fue buena! Se tomaron muy a la tremenda todo aquello, solo tomamos prestadas las colchonetas del gimnasio… bueno y algún material del laboratorio… Y media docena de trastos mas, pero nos quedó una base rebelde sensacional, aun recuerdo las naves que fabricamos con las cajas.
-Si, los dos queríamos ser bravos pilotos de la alianza rebelde. Aquella estructura de hierro del parque era nuestra particular Estrella de la Muerte.
- Es verdad. ¿y como se llamaba aquel chico flacucho y pelirrojo? ¿Alberto? ¿Daniel? No lo recuerdo, el muy tonto quería ser un caballero Jedi, ¿Cómo pretendía serlo con esa cara? Lo pusimos de chewaca jajaja
Fernando encontró mientras hablaban una foto mas en el móvil y se la pasó a Ramón, este, dejó de hablar mientras observaba la imagen con un brillo especial en los ojos. En la foto Fernando se llevaba ambas manos al cuello, estaba en cuclillas y a su lado Darth Vader tenía el brazo extendido, apuntándole con los dedos al cuello de forma amenazadora.
-Así es, me encontré con el viejo Darth Vader, ese hombre si que da miedo, te lo juro. Cuando estás ante él notas como si te oprimiese el miedo, su poder y su maldad es como una neblina que se te pega, la fuerza es muy intensa en él. Pero escapé, no sin ayuda claro. ¡Me rescataron en el Halcón Milenario! ¡Chico juro que ese montón de chatarra es lo más rápido en lo que he estado sentado en la vida! ¡Qué sensación cuando escapamos de los cazas alcanzando la hiper-velocidad!
Ramón no podía ocultar una sonrisa mientras imaginaba la situación. Fernando guardó su teléfono y depositó sobre el mostrador el dinero de su desayuno, se levantó, se colocó el abrigo y caminó hacia la salida. Cuando apenas le quedaban unos pasos para llegar a la puerta, se giró sobre sí y miró a su amigo que seguía hundido en sus pensamientos.
-¿Sabes cual es el problema Ramón?
Este tan solo lo miró, preguntando con la mirada
-El problema es que mucha gente piensa que la imaginación y el derecho a soñar tienen fecha de caducidad, que es un privilegio solo para los niños que se pierde en la edad adulta. Y eso es un gran error. Son los soñadores los que moldean este mundo, con su arte, su música, sus libros, sus inventos… el mundo avanza y se mueve gracias a los soñadores. Disneyworld es el lugar donde los sueños se hacen realidad. Aquellas personas que solo ven atracciones y disfraces son las que están rotas por dentro, absorbidas por un mundo gris, de rutina y complejos que no saben valorar lo bonito que es vivir. Pero Disney es solo un reflejo de lo que llevamos dentro, es necesario tener un poco de magia, o polvo de hadas, dentro para darle alas al corazón y dejar que los sueños afloren. Sueña como cuando eras niño, vive la vida en colores y disneyworld será el lugar donde todo se hará realidad
Fernando se giró y abrió la puerta, una vez mas giró su cabeza
-Pero en una cosa tenías razón amigo mío
-¿En que cosa? Preguntó un sonriente Ramón
-Un año pasa rápido… ahora tengo las pilas cargadas… Pero llegará el día en que regrese a casa, a mi otra casa. ¿Quién sabe que aventuras viviré la próxima vez? Quizás vuele sobre un elefante, eso estaría bien, porque mientras tengamos la capacidad de soñar, disneyworld siempre será una aventura para vivir.

Manu Lopez de silva 24/02/16

Visítanos en www.tiendaeraseunavez.com
www.facebook.com/tiendaeraseunavez

¿Quieres visitar Walt Disney world? Disneyland California? ¿Vivir un crucero Disney? Pregunta sin compromiso, somos agentes autorizados por Disney
manuel@castlesanddreamstravel.com
_________________
manuel@castlesanddreamstravel.com
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Chu&Chu
Mocos@
Mocos@
Avatar

Registrado: 09 Feb 2016
Mensajes: 38

MensajePublicado: 24 Feb 2016, 18:36    Título del mensaje: Responder citando

que bonito manu, se me ponian los pelos de punta leyendo el relato, con lo fantasiosa que soy yo jejeje, si fuese ramon me iva la siguiente vez con fernando jejeje
_________________
hakuna matata
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
bego
Mocos@
Mocos@
Avatar

Registrado: 04 Oct 2015
Mensajes: 31
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: 25 Feb 2016, 10:57    Título del mensaje: Responder citando

¡Qué relato tan bonito, Manu! Very Happy Cómo se nota el gran cariño que le tienes al mundo Disney, da gusto leerte. Me había leído vuestras reviews varias veces porque me encanta esa gracia y ese arte gaditano que tenéis Laughing pero este relato me ha emocionado.
Muchas gracias por compartirlo y me apunto tu email, que tengo muchas ganas de viajar a Orlando y voy a necesitar mucha ayuda je je je Wink
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
tortuga89
Bonachón-a
Bonachón-a
Avatar

Registrado: 14 Abr 2013
Mensajes: 87
Ubicación: tenerife

MensajePublicado: 16 Abr 2016, 23:52    Título del mensaje: Responder citando

Razz Manuuu, que grande eres!!! Me encanta!!! Se nota que te encanta Disney!! Que ganitas de ir sólo de leerlo Rolling Eyes . Espero que puedas hacer más cosillas de estas que está muy chulo.
_________________
REMEMBER WHO YOU ARE
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Índice de ForoDisney.com --> PARQUES TEMÁTICOS Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

Disneyland

AVISO LEGAL: Esta web es un foro no oficial dedicado a Walt Disney, el webmaster no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los usuarios del foro. Los contenidos Disney son propiedad de Walt Disney Company y si se reproducen aqu es para propsitos de diversin. Estas pginas sirven como tributo a los fans de los maravillosos personajes que Walt Disney ha creado a travs de los aos. El webmaster desea que el contenido de estas pginas le ayude a comprender la belleza de Disney.